jueves, 21 de febrero de 2013



Por primera vez
Estoy habitada por un hombre eterno...

Un hombre que se instaló
en el infinito positivo de mi eje de coordenadas

Un hombre mío
Predeterminado y sin comiquitas

Por primera vez
Ando con certezas y manos sudadas
Con latidos maratónicos
Con pasión sin reloj y ternura inacabable

Un hombre
que me sabe desde siempre
Suya...

No hay comentarios.: